LAGARES ABOGADOS OFRECE EL SERVICIO DE MEDIACIÓN, PREVENCIÓN Y RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO CIVIL O MERCANTIL

LAGARES ABOGADOS, con distintas especializaciones para el desarrollo transversal de la mediación en la empresa, quiere hacer esta apuesta por un servicio que busca que nuestros clientes prevean la aparición de posibles conflictos comerciales, civiles o puramente mercantiles, resuelvan sus conflictos actuales y consigan una ejecución efectiva de una solución alternativa, no judicial. Y ello, precisamente, tras la crisis del COVID-19, en donde es innegable el impacto que en las relaciones comerciales y mercantiles está teniendo el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo de 2020 en nuestro tejido empresarial.  

Lamentablemente, no es previsible que las medidas excepcionales acordadas desaparezcan de la noche a la mañana una vez el país salga formalmente del estado de alarma, y que el funcionamiento de la Justicia acelere y asuma el colapso procesal que se avecina. Es obvio que la pandemia provoca a corto plazo una suspensión de la actividad económica que amenaza con llevar al país, al mundo, a una intensa recesión. Por todo ello, hemos querido reforzar este servicio de resolución de conflictos dirigido a todo tipo de empresas, profesionales de todos los ámbitos, asesores, gestores y personas físicas (empresa o autónomos) y en relación con todo tipo de conflictos:  tráfico mercantil (distribución, agencia, franquicias, arrendamientos, transportes, contratos turísticos, compraventas, etc.); relaciones comerciales; y conflictos en el orden civil (arrendamientos, compraventas, etc.). 

En definitiva, una forma de obtener soluciones rápidas a través de la mediación. Sus ventajas: 

  1. Rapidez en la solución de la controversia.  
  2. Perseguir un objetivo primordial: mantener la relación comercial/empresarial y sus beneficios.  
  3. El resultado debe ser “ganador-ganador” para ambas partes. 
  4. Disminución de costes: se evita el abono de tasas judiciales y otros aranceles. 
  5. Apoyo externo, control de la situación de su empresa.  
  6. Control de la controversia desde su inicio hasta su resolución: no hay una decisión de un tercero (juez), equilibrio y autonomía en la solución.  
  7. Programa de actuaciones y posibilidad de establecimiento de una duración máxima para el desarrollo del procedimiento.  

Los principios de la mediación aseguran su resultado, porque la mediación requiere: 

a) Voluntariedad: cualquier proceso de mediación se inicia de forma voluntaria, dicha voluntariedad es imprescindible para que el proceso siga adelante, es por ello que en cualquier momento las partes podrán abandonar el proceso de mediación. De igual manera el mediador podrá finalizar la mediación cuando considere que no se ajusta a las finalidades deseadas o propias de un proceso de mediación. 

b) Confidencialidad: tanto la información que se proporcione, ya sea oral o escrita, en el transcurso del proceso de mediación será absolutamente confidencial. Por tanto, las partes se comprometen a la no utilización de la información aportada por la otra parte como prueba en juicio, de igual modo, el mediador no podrá ser citado por ninguna de las partes a declarar en sede judicial respecto a los asuntos tratados en el proceso de mediación, con excepción de aquella información que suponga amenazas a la vida o integridad física de cualquier persona, todo ello conforme al art. 9 de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles. 

c) Buena fe: tanto el mediador como las partes actuarán siempre conforme a la buena fe.  

d) Imparcialidad, igualdad y neutralidad: El mediador conducirá el proceso ayudando a las partes a encontrar puntos de acuerdo y consenso sin llegar a dar solución, actuando siempre en base al principio de imparcialidad e igualdad respecto a las partes y neutralidad respecto a los acuerdos finales que reflejarán la voluntad de las partes. 

 

En todo caso, las partes en la mediación podrán, si lo consideran necesario, solicitar la suspensión del proceso de mediación para pedir asesoramiento a otros profesionales, pero se comprometen a que durante el periodo de tiempo que dure el proceso de mediación no interpondrán contra la otra parte acción judicial ni extrajudicial en relación con el objeto de la mediación. También aportarán toda la información necesaria para abordar los temas objeto de la mediación y que ayuden a alcanzar un acuerdo. 

Aunque en una mediación usual, las partes están obligadas a asistir personalmente a las sesiones, se entenderá que en estado de alarma siempre se podrá sustituir dichas sesiones por videoconferencias con el consentimiento y acuerdo previo de las partes. La firma telemática servirá para rubricar dichos acuerdos en el acta que se levante. 

Otra ventaja es que los acuerdos alcanzados podrán ser sometidos a aprobación judicial y si alguna de las partes lo considerara oportuno podrá solicitar que el acuerdo sea alzado en escritura pública. 

Contáctanos

Calle Canalejas, 29- 35003- Las Palmas de gran Canaria, España.

Tfn:928 382 148

E-mail: secretaria@lagares-abogados.com 

Contact Us