1917

(Advertencia: spoilers).

Mientras te sientas cómodamente, te hundes en tu salón de alta tecnología y, quizás, te deleitas con unas roscas, el Cabo Schofield se apoya contra un árbol, bucólicamente barajando las fotografías y leyendo las cartas de casa bajo un cielo azul claro , acompañado de su colega, el rubicundo Tom Blake. La guerra ahora parece estar muy lejos de esta tranquila escena rural francesa, tan lejos como tú, persona del siglo XXI, puedes estar del insoportable, bajo y sucio pathos de la Gran Guerra.

Entonces todo cambia.

O no los noté o simplemente no existen, pero 1917 parece no abrirse con títulos de entrada. Si mi memoria es precisa, entonces es uno de los muchos trucos de la película tiene que arrojarte directamente en la escena, por lo que la suciedad, la sangre, el sufrimiento, la dureza de la Gran Guerra se vive como una experiencia más que como una ocurrencia teatral o estética. Estás allí, compartiendo la terrible experiencia de dos jóvenes que viajan a través del mundo subterráneo y dantesco de la Primera Guerra Mundial.

Con ese objetivo -sumergirte en el infierno – , la guionista Krysty Wilson-Cairns , el director Sam Mendes , el director de fotografía Roger Deakins y el compositor T homas Newman emplean todos los recursos técnicos y artísticos. La edición sutil te da la impresión de que, excepto cuando el director decide cambiar el curso narrativo , la acción se rodó en una sola toma larga . La historia te empuja hábil, lenta pero inexorablemente, hacia la completa identificación con los personajes principales y su terrible situación . Las imágenes a veces atmosféricas, a veces grandiosas, producen una textura casi palpable de ese mundo extraordinario de trincheras y escombros . La excelente partitura musical te acompaña a través de la película, no solo puntuando la trama, sino reforzándola y prestándole trasfondo emocional, amplificando el corazón ya amplio que tiene la película.

En general, 1917 es una gozada de ver. El grandioso y terrible paisaje, tanto topográfico como humano, de la Primera Guerra Mundial está bien servido. Sam Mendes ha rendido homenaje a las historias que le contó su padre.

La película también contiene referencias que conectan que con las grandes narrativas de nuestra especie.

Algunas son obvias, y el personal artístico ya las ha reconocida. Cuando el soldado alemán dispara a Schofield y éste cae por una escalera, el modo de la película cambia y estamos en un mundo sobrenatural e infernal. La escena termina con Schofield nadando por su vida entre cadáveres flotantes. En resumen, el viaje de Dante a través del Infierno, el río Estigia se llena de los muertos que fluyen.

El cabo Tom Blake desencadena toda la trama cuando es convocado para salvar las vidas del regimiento de su hermano, acompaña al personaje principal a través del Infierno, hasta un punto más allá del cual no es posible (pues muere, por causa de su

buena naturaleza ). Un verdadero Virgilio en el Infierno de Dante. De hecho, incluso después de muerto, su voz resuena a través de Schofield, una voz fantasmal que guía a Schofield a completar la tarea, a la salvación.

Más intrigante como referencia es la herida en la mano recibida por Schofield al comienzo del descenso al infierno. La herida es , obviamente, una señal de proceso de inicación y permanece presente a través de toda la película, pues cuando Schofield mete la mano en un cadáver alemán en pudrición- un alojamiento poco aséptico para una herida abierta- te pasas toda la película preguntándote si se infectará y habrá que amputarla. En el pozo de Mimirsbrunnr, Odin tiene que sacrificar un ojo para ganar la sabiduría.

Y un homenaje a Tolkien: los hobbits son sacados de su burguesa y modesta vida en Hobbiton hacia la gran aventura y épica del Señor de los Anillos, solo para regresar, cambiados, a su antiguo mundo cómodo (con las palomitas de maíz de aquellos tiempos ). 1917 sigue la misma estructura. Schofield y Blake tienen que dejar su ensueño en campos abiertos cuando llega la orden , y Schofield se pone en movimiento: pasará las próximas 2 horas corriendo en escenarios fangosos, grises y claustrofóbicos en un periplo peligroso e impresionante. Cuando termina su viaje, se sienta debajo de un árbol en un día luminoso y comienza a revisar fotografías de casa.

Entonces, 1917 termina donde comienza. Y a ti, que también has sudado y sangrado durante esas dos horas, se te permite regresar a sus palomitas de maíz. Se siente como si hubieras viajado lejos y rápido y todavía estás jadeando.

Entradas recomendadas